...

Declaración del acta de la Independencia Nacional

Ante la llegada de nuevas fuerzas realistas a Chile al mando de Mariano Osorio y el fracaso del asalto del morro de Talcahuano, era necesario mostrar, tanto al pueblo chileno como a las potencias extranjeras, que Chile era un país con soberanía y no solo un territorio insurgente. El general Bernardo O’Higgins Riquelme, el entonces Director Supremo que se encontraba en las campañas en el sur, procedió a realizar un acto político trascendental: declarar oficialmente la Independencia de Chile, como reafirmación de autoridad y reto al invasor. El 1 enero de 1818 firmó en el campamento de Morrillos de Perales el Acta de Independencia de Chile, la cual fue fechada y nuevamente proclamada en Concepción ese mismo día ante las tropas y el pueblo en la plaza de la ciudad, hoy conocida como la Plaza de la Independencia en su conmemoración. El acta fue proclamada el 12 de febrero, día del aniversario de la Batalla de Chacabuco, firmando Bernardo O’Higgins, Miguel Zañartu, Hipólito Villegas y José Ignacio Zenteno.

...

Asalto a Melipilla

Durante la lucha por la independencia nacional, Manuel Rodríguez Erdoiza, al frente de ochenta huasos montados, sorprende a los realistas que resguardan Melipilla y se apodera de la ciudad, confiscando para la causa patriota los fondos acumulados por los recaudadores de impuestos del gobernador Marcó del Pont, llevándose además las armas de la guarnición. 

...

Combate de Puente de Buin

En el marco de la Guerra contra la Confederación Perú- Boliviana, el Ejército Restaurador disputa la posesión del puente sobre el río Buin al grueso del ejército confederado. La avanzada de los confederados al cruzar el río Buin había alcanzado la retaguardia y los batallones Carampangue y Valdivia que se defendieron bajo una tormenta de lluvia y granizo sobre el campo de batalla. La situación del Ejército chileno se veía comprometida, pero bajo la dirección personal del General en Jefe resistió la acometida del enemigo; la lucha no solo se remitió a un fuego cruzado, sino también a combate con bayoneta. El teniente de origen araucano Juan Lorenzo Colipí, conocido como el Héroe de los Puentes también por su heroica participación en la defensa del puente Llaclla, jugó un papel preponderante. Finalmente, las fuerzas chilenas lograron derrotar a los confederados.

Las acciones de Llaclla y Buin fueron combates menores pero que tuvieron gran repercusión en el resultado de la guerra, al retrasar el avance confederado, dándole más tiempo a Bulnes para organizar sus fuerzas defensivas en San Miguel y prepararse para la acción decisiva, la batalla de Yungay.

...

Acción de Linderos de Ramadilla

Combate que marcó el fin de la Guerra Civil de 1851 donde se enfrentaron conservadores y liberales, quienes intentaron remover el gobierno del presidente Manuel Montt y derogar la Constitución de 1833.

Luego de la batalla de Loncomilla, el general José María de la Cruz reconocía la autoridad del presidente Montt y entregaba el mando de sus tropas al general Manuel Bulnes; la guerra ya estaba militarmente definida.

Sin embargo, debían ejecutarse varias acciones para concluirla, ya que los revolucionarios en el norte al mando de José Miguel Carrera Fontecilla –vencidos anteriormente en Petorca- se habían atrincherado en La Serena, resistiendo el asedio al que fueron sometidos por los gobiernistas. Estos, mandados por el coronel Juan Vidaurre-Leal, lograron ocupar dicha ciudad a fines del año 1851.

El foco revolucionario se había extendido también a Copiapó, avivado por el aliciente de apoderarse de las minas. Se habían tomado la ciudad, organizados por el comerciante Bernardino Barahona que, con la ayuda de una fuerza subrepticiamente introducida a la ciudad, depuso al Intendente y asumió este cargo.

El ataque a los revolucionarios fue encargado al teniente coronel Victorino Garrido, quien se embarcó hacia Caldera con 200 infantes y dos cañones, mientras los escuadrones de caballería de Copiapó lo seguían por tierra. Garrido desembarcó sin oposición en Caldera, tomó posesión del ferrocarril y avanzó audazmente hasta Linderos de Ramadillas, a cuatro leguas de Copiapó. Allí tomó excelentes posiciones defensivas, resuelto a esperar que se reuniera la caballería para proseguir el avance de la ciudad. Tras infructuosas negociaciones con Barahona, comenzó el combate.

Garrido derrota a las fuerzas revolucionarias de Copiapó y luego de ocupar Copiapó el 9 de enero, se pone fin a las acciones armadas de la revolución.

...

Partida de columna de Juan Manuel Cabot

En enero de 1817 el Ejército de Los Andes inició las operaciones destinadas a llevar a cabo la invasión a Chile para lograr la Independencia. El día 9 parte desde Mendoza, Argentina,  el teniente coronel patriota Juan Manuel Cabot, a cargo de una de las columnas secundarias del Ejército de Los Andes que debía aparecer por Coquimbo para despistar a las fuerzas realistas. 

...

Combate de Lumaco

Durante la Guerra a Muerte, se libra un sangriento combate en Lumaco, durante el cual los indios de Venancio Coihuepán y la partida patriota del capitán Salazar derrotan a los indios realistas de Carrero y Catrileo.  

...

Batalla de Chorrillos

En la Guerra del Pacífico, las fuerzas chilenas mandadas por el general Manuel Baquedano derrotan al ejército del general Nicolás de Piérola, presidente del Perú. Esta batalla fue la primera que abrió las puertas de Lima para las tropas chilenas y una de las más importantes cuantitativamente, con unos 48.000 hombres en combate.

Se inició con el asalto de la I división contra el ala derecha peruana, que hizo retroceder a las unidades más avanzadas en el sector de Villa. Al haberse extraviado durante la marcha nocturna la II división que debía atacar el centro de la posición, el coronel Andrés Cáceres que defendía ese sector, envió refuerzos al ala derecha, por lo que el ataque I división chilena fue detenida, debiendo el general Baquedano enviar a dos de los regimientos de reserva para apoyarla; reforzada de esa forma, la división pudo reanudar el asalto. Cuando la II división entró en combate contra el centro peruano que se apoyaba en los cerros de San Juan, se encontró con una obstinada resistencia de los defensores, la que fue superada mediante el esfuerzo de los regimientos Buin, Esmeralda y Chillán, provocando la brecha que necesitaba Baquedano para lanzar a la caballería a la profundidad del dispositivo, empleando en ellos a los regimientos Granaderos y Carabineros de Yungay.

En el resto de la línea defensiva, todos los cuerpos peruanos fueron desalojados de sus posiciones; algunos retrocedieron hacia Miraflores perseguidos por los atacantes mientras que otros fueron reagrupados por sus oficiales y se replegaron a las posiciones fortificadas en el Morro Solar.

La segunda fase de la batalla estuvo caracterizada por la decidida resistencia que mostraron los defensores, quienes lograron detener a las fuerzas chilenas de la I división, hasta que estas fueron reforzadas por la reserva y otras unidades de la II y III divisiones, que habían trepado a las alturas y entrado al balneario de Chorrillos, donde se produjo un combate calle a calle.

...

Organizaciones de batallones y regimientos de la Patria Vieja

Se decreta, entre otros temas, que “siendo la primera obligación de todo habitante de un país libre prepararse con los conocimientos e instrucción militar necesaria para defender su patria, sobre todo en circunstancias en que la tiranía hace los últimos esfuerzos por destruirla, decreta el gobierno que todo habitante de Santiago es un militar. En cada uno de los ocho cuarteles en que se divide, se formará un batallón o regimiento de infantería compuesto de los individuos que en ellos reside”. 

...

Combate de Pudeto y Combate de Bellavista

Aun después que las campañas militares dieron por cumplida la independencia de Chile, al haberse derrotado decisivamente el ejército enviado por el virrey al sur y a las montoneras, la amenaza realista no había desaparecido por completo, por cuanto Chiloé todavía era el último bastión realista en América. Era una prioridad la conquista del enclave, que estaba bajo el mando del general realista Antonio Quintanilla, quien defendía firmemente la isla. El primer intento por incorporar a Chiloé fue llevado a cabo por el almirante Cochrane en 1820, el cual no logró triunfar. El segundo, en 1824, fue una expedición bien organizada comandada por el entonces Director Supremo, general Ramón Freire Serrano, que también fue derrotado. Pero ya en 1826 desembarcaba nuevamente una expedición de Freire en la Bahía del Inglés, y en los cerros de Pudeto logran desalojar a las fuerzas realistas de Antonio Quintanilla de sus posiciones entre el mar y los cerros.

Los combates de Pudeto y Bellavista fueron los últimos librados en América en aras de la Independencia, provocando la rendición de Quintanilla. Al día siguiente se firmó el tratado de Tantauco, declarándose la independencia de la isla y el archipiélago, anexándose esos territorios a la República de Chile el 31 de enero.

...

Batalla de Miraflores

Esta batalla ocurrida durante la Guerra del Pacífico, estalló sorpresivamente durante el transcurso de un armisticio para negociar la rendición de Lima, en el cual habían intervenido los representantes diplomáticos acreditados en Lima, que buscaban impedir su protección y proteger a los civiles.

Mientras el general Baquedano hacía un reconocimiento junto a sus ayudantes, fue atacado por una cerrada descarga de fusilería proveniente de la posición defensiva. Las fuerzas chilenas, confiadas en el armisticio, no habían adoptado todavía su dispositivo para el asalto, por cuanto solo la III división al mando del coronel Pedro Lagos se encontraba adelantada en contacto con la playa. La caballería y la reserva estaban agrupadas más atrás en Barranco; la 1era división recién salía de Chorrillos junto a la artillería de campaña, y la II aun ocupaba su campamento en San Juan.

La división de Lagos debió resistir sola el ataque de toda el ala derecha y centro peruanos, que se lanzaron al asalto contra el frente y el desprotegido flanco derecho de la III división. La escuadra chilena rompió fuego en apoyo de la infantería, mientras que Baquedano ordenó el empleo de la reserva junto con una carga del Carabineros de Yungay, logrando rechazar a los atacantes de Lagos.

Al llegar la 1era división se estabilizó el frente, pasando Lagos al contraataque, rompiendo la defensa por la costa y envolviendo el centro peruano por la espalda, quienes no pudieron retirarse, al estar encerrados entre el ataque por frente y la retaguardia. Luego de tres horas y media de combate, la victoria era chilena.

En la tarde del mismo día 17 de enero de 1881, las primeras tropas chilenas entraban a Lima, mientras que el resto del Ejército chileno lo hizo en el día siguiente.

...

Tropas chilenas ingresan a Lima

Tras la victoria chilena en la batalla de Miraflores, durante la Guerra del Pacífico, el general Cornelio Saavedra recibe la orden de ocupar Lima rendida, al mando de 3.000 hombres. Encabezaba la columna la artillería de campaña con material Krupp al mando del coronel José Velásquez, seguida por el regimiento Buin 1° de línea, el Zapadores, el Bulnes y los regimientos de caballería Cazadores y Carabineros de Yungay. A las tres de la tarde, ingresaron las tropas desfilando al son de las marchas militares. Por respeto, se ordenó no tocar la canción nacional. Más tarde se ocuparon los principales edificios públicos. 

...

Batalla de Yungay

En el marco de la Guerra contra la  Confederación Perú-Boliviana, el general Manuel Bulnes, General en Jefe del Ejército Restaurador,  derrota decisivamente al ejército confederado del mariscal Andrés de Santa Cruz.  La batalla comenzó con el ataque al cerro Pan de Azúcar, que realizó una columna compuesta por cuatro compañías de cazadores: una del Carampangue, otra del Santiago, una tercera del Valparaíso y la sexta compañía del Cazadores del Perú. Las fuerzas marcharon al mando del comandante del Carampangue, coronel Jerónimo Valenzuela, quien tenía como segunda al mando al coronel peruano Juan Antonio Ugarteche. Tras una reñida lucha, los soldados restauradores llegaron hasta la cima del cerro derrotando a los defensores confederados.

El parte del general Manuel Bulnes, dice que la Batalla de Yungay: “fue una de las batallas más encarnizadas y sangrientas que jamás se han visto en América: batalla que empezó a las 10 de la mañana y concluyó a las cuatro de la tarde. Los enemigos se han defendido con una tenacidad extraordinaria: pero nada ha bastado a resistir el vigoroso brazo de los ínclitos guerreros que componen el Ejército Unido”.

En esta batalla se cubrió de gloria una mujer chilena, la cantinera Candelaria Pérez, quien acompañaba a los soldados del Carampangue. Candelaria Pérez es la primera mujer de la cual existen registros más o menos completos sobre su participación en el Ejército y en un conflicto bélico. Su colaboración como cantinera y la obtención de su grado de subteniente por los servicios prestados, marcan el inicio de la presencia oficial de la mujer en el Ejército y un modelo a seguir.

...

Combate de Alto Hospicio

Uno de los combates de las operaciones en el norte, en el marco de la Guerra Civil de 1891 que enfrentó al bando gobiernista –del presidente Manuel Balmaceda-, y a los revolucionarios congresistas.

Debido a la sublevación de las tropas de la guarnición de Pisagua el 19 de enero, partidaria del banco congresista, el intendente de Tarapacá Manuel Salinas dispuso que se organizara una columna para recuperar ese puerto. En Zapiga se encontraron las fuerzas gobiernistas, al mando del teniente coronel Marco Aurelio Valenzuela, y los revolucionarios al mando del coronel Estanislao del Canto, pero no se logró nada decisivo para ningún bando, retirándose ambos con heridos y muertos. El 23 de enero avanzó Valenzuela sobre Pisagua al frente de 400 hombres, dividiendo sus fuerzas en dos columnas, una que se desplegó frente al Alto Hospicio y otra que prosiguió por el ferrocarril para coronar las alturas que dominan a Pisagua por el sur. Del Canto se apostó delante de la columna de Alto Hospicio con 221 hombres, sosteniéndose el combate con hasta las 10 am. Agotadas sus municiones, los gobiernistas hicieron señales de rendirse, engaño en que cayeron los revolucionarios, quienes creyéndose vencedores fraternizaron con ellos para después ser desarmados y apresados. Los gobiernistas avanzaron hacia Pisagua con numerosos prisioneros y del Canto logró escapar.

Sin embargo, la victoria revolucionaria fue parcial, ya que la inminente llegada de más fuerzas balmacedistas hizo insostenible la situación, por lo que resolvieron evacuar la plaza sin nuevo combate. Finalmente, Valenzuela ocupó Pisagua el día 27 de enero. Por estas supuestas actitudes de fraternidad, los cronistas bautizaron estos singulares combates con el apodo del “Combate de los abrazos”.

...

Abdicación de Bernardo O’Higgins Riquelme

El que alguna vez fue elegido Diputado en el primer Congreso Nacional de 1811, enfrentó su mayor desafío al ser nombrado Director Supremo de Chile el 16 de febrero de 1817.  Bernardo O’Higgins tuvo que poner en marcha y organizar un país independiente, afrontando dificultades y compatibilizando las bases de la institucionalidad con los escasos recursos disponibles.

Muchas de sus ideas y políticas estuvieron inspiradas en el pensamiento ilustrado y moderno, que conoció y desarrolló durante su juventud en Londres gracias a la influencia del general venezolano Francisco de Miranda, su “padre político”. El progreso, el libre comercio, la tolerancia religiosa, la seguridad individual, la libertad de conciencia, entre otros, fueron las directrices de sus iniciativas.

Pese a que las obras de su gobierno significaron un adelanto en diversos aspectos, este no estuvo exento de contrariedades. La seria crisis económica derivada de la cruenta y desgastadora lucha por la independencia, la imposición de impopulares contribuciones forzosas para cubrir gastos militares y la oposición de la aristocracia tradicional y de la Iglesia monarquista que se sintieron perjudicadas por las medidas del gobierno –como la abolición de los títulos de nobleza, mayorazgos y otras medidas-, fueron factores que complicaron la gestión.

Esta animadversión en contra del gobierno alcanzó su clímax cuando la Constitución de 1822 prolongó el mandato de O’Higgins, y a inicios de 1823 estalló una revuelta en Concepción liderada por el general Ramón Freire. Ante una posible guerra civil, en un acto conciliador y patriótico, O’Higgins renunció al cargo de Director Supremo en un Cabildo Abierto el 28 de enero de 1823 tras 6 años en el mando, para luego retirarse y emigrar a Perú.

Ejército de Chile

Av. Tupper 1725, Santiago Centro - Chile
+56 2 2693 4000 (Central Telefónica)
|
+56 2 2693 4701 / +56 2 2693 4703 (Relaciones Públicas) | [email protected]atejercito.cl