...

Creación del Servicio Religioso

Por ley N° 2.463, se organiza el Servicio Religioso del Ejército y de la Armada, y se crea el cargo de Vicarios y Capellanes Castrenses, disponiéndose que:

El Servicio Religioso, dependiente del Ministerio de Guerra, estará a cargo de un sacerdote nombrado de acuerdo a la Santa Sede y el Presidente de la República, quien llevará el título y desempeñará las funciones de Vicario General Castrense, con rango y prerrogativas correspondientes al grado de general de brigada, si tuviere la dignidad Episcopal, o al de coronel si no la tuviere. Además, estará a cargo de los nombramientos de capellanes, su traslado, ascenso o remoción, previa aprobación por decreto supremo.

El 26 de diciembre del mismo año se establece el reglamento de dicho servicio, que entre otros artículos dispone que le corresponde a esa oficina elaborar los proyectos de reglamentos referentes a la organización y funcionamiento del servicio, junto a las diversas obligaciones y atribuciones del personal de capellanes; proponer al Ministro las reformas de organización que la práctica señale necesarias; atender al despacho diario de los asuntos de dicho servicio; preparar los decretos, órdenes ministeriales, instrucciones, providencias y demás documentos de Vicaría que requieran la firma del Ministerio; calificar al personal de capellanes; y confeccionar la parte de la memoria anual del servicio.

...

Toma de Valdivia

En 1820 el poderío militar español en Chile estaba concentrado en Valdivia y Chiloé, allí se habían reunido las tropas realistas vencidas y era el único punto por donde podía iniciarse una nueva reconquista. El almirante Lord Thomas Cochrane, ordena al mayor Jorge Beauchef al mando de una fuerza expedicionaria compuesta por 250 soldados de los batallones N° 1 y N° 3 y 60 soldados de marina tomen por asalto los fuertes de  San Carlos, Amargos, Chorocamayo, Niebla y Corral. Fue un logro importantísimo, ya que le negaron la base de operaciones a los realistas con la caída de Valdivia.

...

Combate de Guardia Vieja

Cruzando la cordillera una columna del Ejército de los Andes, por el paso de Uspallata, el coronel Juan Gregorio de Las Heras dispone que, al aclarar, el comandante Enrique Martínez se adelante con 200 hombres hacia la guardia realista. Éste cae por sorpresa sobre los 60 soldados enemigos y después de una hora de combate terminan por vencerlos, rindiéndose el oficial realista a cargo. A la misma hora y por el paso de Los Patos, el sargento mayor Santiago Arcos al mando de otra columna de la división Soler, dispersaba la guarnición realista de Las Achupallas. 

...

Combate de Pisagua

En el período de la Guerra Civil de 1891 en la campaña en el norte, el comando congresista había resuelto apoderarse de Tarapacá, y para realizarlo era indispensable la posesión firme del puerto de Pisagua. Allí concentró la totalidad de sus fuerzas, bajo el mando del coronel Estanislao del Canto, quien había logrado huir el 23 de enero tras el combate de Alto Hospicio.  Al amanecer del día 6 de febrero, la escuadra entraba a Pisagua y a las 6 am abrió fuego contra las posiciones gobiernistas. Del Canto dispuso que una columna de 290 hombres desembarcara por la caleta Playa Blanca, al norte de Pisagua, y otro destacamento por Punta Pichalo, al sur, con orden de converger sobre Alto Hospicio. Después de arrollar a las fuerzas destacadas en esa altura, las dos columnas de Canto ocuparon el pueblo. 

...

Combate de Las Coimas

En el transcurso de la enorme hazaña que fue el Cruce de Los Andes, mientras la división Soler cruzaba la cordillera por el paso de Los Patos, el teniente coronel patriota Manuel Necochea acampaba con cerca de 110 granaderos al pie del cerro de Las Coimas, cerca de San Felipe. El coronel Atero, jefe realista que se encontraba en San Felipe, se entera de las posiciones de Necochea y decide atacarlo con cerca de 600 hombres e infantería montada, en clara superioridad numérica. Las avanzadas realistas dispersaron fácilmente la guardia patriota de Las Coimas, con la infantería en columnas y la orden de perseguir a los patriotas solo con la caballería. Pero Necochea había dividido a sus granaderos en tres columnas y escondido una de ellas detrás de los arbustos, y mientras avanzaba la caballería enemiga que perseguía a unos pocos soldados hacia Putaendo, hizo caer sobre sobre el desguarecido flanco derecho realista 80 granaderos. El combate fue breve y reveló desde el primer momento la superioridad de la caballería patriota. Al decir del historiador Francisco Encina, “los sables realistas, fabricados en la maestranza de Santiago, se quebraban al chocar con los de los granaderos y la mayoría de las tercerolas se descompusieron a los primeros disparos”. Finalmente, los realistas derrotados se retiran hacia San Felipe. 

...

Batalla de Chacabuco

Contienda de la Independencia de Chile entre las fuerzas del Ejército de Los Andes y las tropas realistas. Fue la  culminación de los esfuerzos de los patriotas liderados por el general José de San Martín, y el día en que el general Bernardo O’Higgins demostró su liderazgo y valentía en el campo de batalla. La heroica jornada de Chacabuco marcó el renacer de la causa independentista en Iberoamérica.

Las fuerzas patriotas principales al mando de San Martín venían organizadas en dos divisiones, la de vanguardia a cargo de Soler que avanzaría por la cuesta nueva  y  la del centro al mando de O’Higgins que lo haría por la vieja. Se vivía el 11 de febrero de 1817 y los realistas se encontraban al sur de las alturas de Chacabuco, los patriotas inmediatamente al norte de ellas. El baqueano Justo Estay trajo noticias del enemigo entregando a San Martin los detalles de su defectuoso despliegue. Los realistas ocupaban las alturas con unos 200 hombres, el grueso de las fuerzas permanecía cerca de las casas en el bajo. O’Higgins que conforme la orden de ataque había iniciado su desplazamiento a las dos de la mañana  avanzaba por la cuesta vieja  acercándose a los cerros más altos donde su vanguardia tomó contacto con los realistas. Al ver la envergadura de las fuerzas que avanzaban el Capitán Mijares que estaba al mando  y que había pedido refuerzos a Maroto decidió la retirada hacia el bajo ante la sorpresa de su comandante que le había ordenado resistir. O’Higgins autorizado por San Martín ordenó la persecución de los realistas cuesta abajo. Así sus fuerzas se encontraron de improviso con el grueso de los realistas  a la salida de una gran quebrada. O’Higgins colocó a sus dos batallones en línea de frente al enemigo y a la caballería le ordenó un movimiento envolvente al flanco izquierdo del enemigo. Su primer ataque fue detenido y tuvo que retirarse. Eran cerca de las 12 del día y las fuerzas de Soler no daban señales de vida. Mientras tanto O’Higgins dispuso un segundo ataque a la posición enemiga, disponiendo ahora que la caballería atacara el flanco derecho realista. Al frente de sus hombres y con el grito “O vivir con honor o morir con gloria, el que sea valiente que me siga” hizo que el enemigo se retirara. Soler había retrasado notoriamente su avance y solo apareció en el campo de batalla pasada la una de la tarde cuando el enemigo ya se retiraba. La caballería patriota que venía con Soler y San Martín se dedicó a perseguir a los realistas causándoles fuertes bajas. Las acciones terminaron a las dos de la tarde y San Martín dispuso lo necesario para continuar hacia Santiago pero no en forma inmediata deteniéndose la persecución en Colina. Esta falta de previsión permitió la huida a Valparaíso de los restos del ejército realista el que se embarcó con rumbo a Talcahuano.

...

Proclamación de la Independencia

Durante la campaña al sur y estando el Libertador Bernardo O’Higgins gobernando desde Concepción, este toma posesión de Arauco, Santa Juana o también conocida como Nacimiento. En su campamento de los Morrillos de Perales, Talcahuano, con fecha 1º de enero de 1818, firma la primera acta de declaración de la Independencia de Chile, que fue fechada en Concepción el 1º de enero de 1818.  Es mediante este acto que Chile declara ser un estado soberano e independiente y deja por ende la condición de reino de España.

Pero era necesario difundir al resto del país la declaración de independencia, por lo que se elabora un texto definitivo que cual va a ser promulgado justamente a un año exacto de la victoria de Chacabuco, el 12 de febrero. Esta proclamación y jura de la independencia lleva la firma del Libertador Bernardo O’Higgins y de su ministro José Zañartu.  Los actos solemnes principales se realizan en Santiago y Talca, en el primero presidido por el Director Supremo delegado Luis de la Cruz junto al general José de San Martín, quienes participan en la ceremonia de proclamación y jura junto a las unidades militares de la guarnición de Santiago, el obispo, las corporaciones y la ciudadanía. Simultáneamente en Talca la proclamación y jura es presidida por el Director Supremo Bernardo O’Higgins Riquelme.

Este es el texto definitivo que conocemos y que se consignó expresamente y que correspondía al ya difundido el 1º de enero de 1818.  El acto de singular relevancia como es la proclamación y jura de la independencia de Chile, será ratificada con una memorable batalla que se librará antes de dos meses en los llanos de Maipo, y que conocemos como la victoria de Maipú.

...

Toma de Antofagasta

La pugna entre Chile y Bolivia relativa a los límites y tratados que los regulaban comienza a incrementarse, por lo que Chile toma los resguardos necesarios. Al no llegar acuerdo entre ambos países y ante el inminente remate de las salitreras chilenas en territorio boliviano, Chile opta por ocupar militarmente la ciudad de Antofagasta.

Se dispone que en el blindado Cochrane y la fragata O’Higgins se embarcaran dos compañías al mando del coronel Emilio Sotomayor Baeza para tomar posesión del puerto de Antofagasta, del litoral y puntos del interior de mayor importancia militar antes de que se llevara efecto el remate de las salitreras, fijado para el 14 de febrero.

La escuadrilla, compuesta por el Blanco Encalada, el Cochrane y la O’Higgins, entra en la bahía. A las 8 am, Sotomayor envía un emisario a tierra para comunicar al prefecto Zapata la toma de posesión de la ciudad. Este responde con una nota formulando una protesta formal y se asila en la casa del Cónsul del Perú, ante la imposibilidad de presentar resistencia con la fuerza bajo su mando.

Desde los buques chilenos desembarcan una compañía de artillería de marina al mando del capitán José Ramón Vidaurre y una de artillería de montaña comandada por el capitán Exequiel Fuentes, las que tomaron posesión de la ciudad sin inconvenientes. En la rada, lanchas de las unidades navales chilenas efectuaban patrullajes en prevención de cualquier sorpresa. Sotomayor además toma una serie de medidas de importancia militar, como unir la ciudad de Antofagasta con el poblado minero de Caldera, la construcción de barracas y bodegas para el alojamiento de tropas y almacenaje de pertrechos, la ocupación de Mejillones y el inicio de los trabajos para unir Antofagasta con Valparaíso por medio de un cable submarino que queda conectado el día 21 de mayo.

Nicanor Zenteno asume el cargo de gobernador de Antofagasta y organiza los servicios administrativos. Se crean cuatro batallones cívicos con chilenos residentes en la zona, que cubrieron Caracoles, Carmen Alto y la propia Antofagasta, que fue fortificada.

...

Combate de San Francisco

En el período de la Guerra Civil de 1891, en la campaña en el norte, el coronel Estanislao del Canto de las fuerzas congresistas, derrota al coronel Eulogio Robles Pinochet, de las fuerzas balmacedistas, que se retiraron a Pozo Almonte.

Del Canto ocupaba Pisagua desde comienzos de febrero y al imponerse el avance de Robles, resuelve atacarlo antes de que recibiera refuerzos. El 15 salieron desde Pisagua las fuerzas congresistas, que a pesar de su falta de uniforme y de lo abirragado de su armamento, tenían ya pretensiones de ser un pequeño ejército. Iban divididos en tres batallones de infantería: el Constitución N° 1, al mando del comandante Manuel Aguirre; el Pisagua N°3, al mando del  comandante José A. Echeverría; y el escuadrón de caballería Libertad N° 1. La columna llevaba cuatro cañones y seis ametralladoras.

Aunque las fuerzas enemigas triplicaban las suyas, Robles, fiando en la calidad de sus soldados y el superior armamento, tomó posiciones en el histórico cerrro San Francisco o Dolores. El combate comenzó a las 3 pm y a las 6 concluía con la derrota completa de los gobiernistas.

...

Combate de Huara

En el período de la Guerra Civil de 1891, en la campaña militar en el norte, el coronel Eulogio Robles Pinochet rechaza y derrota el ataque de las fuerzas congresistas del Coronel Estanislao del Canto en las estaciones de ferrocarriles de Huara.

Derrotados los gobiernistas en San Francisco el día 15 de febrero, Robles, deseoso de vengar la derrota, pide a Iquique que se le enviaran tropas de la ciudad, uniéndose el coronel José María Soto con 600 hombres. Avanzan hasta Huara, tomando posiciones defensivas. El coronel del Canto, en vez de retroceder hacia Pisagua para afrontar la batalla en posiciones defensivas si Robles lo seguía y apoyar desde allí el hábil movimiento estratégico de la ocupación de Iquique desguarnecido, resuelve embestir las posiciones gobiernistas.

Los gobiernistas contaban con posiciones ventajosas y superior calidad de tropas, además de contar con más munición. El combate se inició el día 17 a las 3:30 pm; Robles lo concentró en el flanco izquierdo enemigo con orden de precipitar la embestida antes de que se agotara la munición. Pero las fuerzas que amagaron el frente sufrieron un quiebre imprevisto. Una compañía del Quillota, que se pasó a los opositores en San Francisco, volvió sus armas contra ellos junto con iniciarse la batalla. Libre de presión por el frente, Robles dirigió las fuerzas que ya no necesitaba contra la derecha enemiga. Ya a las 6 pm los congresistas estaban derrotados en toda línea. Vencidos, se precipitaron a los trenes cercanos para huir. La caballería, que intentó proteger la retirada, fue arrollada por los jinetes enemigos. Aun así, pudieron partir los convoyes hacia Pisagua con el resto del ejército congresista.

...

Inauguración de la Base Antártica General Bernardo O’Higgins

La decisión de iniciar la presencia permanente del Ejército de Chile en la Antártica había sido adoptada por las autoridades tiempo atrás, aunque la Orden Comando data del 8 de diciembre de 1947. Disponía tomar posesión, creación de la base e instalación de su guarnición militar, con el objetivo de asegurar la integridad y conservación de los derechos soberanos chilenos sobre los territorios y mares de esas regiones. Además, se esperaba que cumpliese una función científica, por lo que debían realizar investigaciones, exploraciones y reconocimientos.

Luego de cruzar el mar de Drake, la flotilla antártica chilena arribó a Puerto Soberanía el 6 de enero de 1948 y de inmediato inició la exploración para un lugar apropiado para instalar la Base, decisión no exenta de dificultades, ya que se encontraban en mares desconocidos y las cartas de navegación eran incompletas. Elegido el lugar, descrito como una pequeña península de cerca de dos hectáreas, de lomajes suaves y unida al continente por una angosta faja rocosa, comenzaron las tareas de construcción de la base.

El 18 de febrero se inauguró la Base Antártica General O’Higgins, luego de postergarse varios días la ceremonia debido a los fuertes temporales. Con una temperatura de 1° a 2°C, ligera ventisca y nublados bajos, en el Patio de Honor el presidente revistaba las tropas y se procedía al izamiento del pabellón nacional. El Comandante en Jefe hizo uso de la palabra tras descubrir el busto de O’Higgins, expresando: “Soldados de mi Patria; presentad vuestras mejores armas. Compatriotas: disponed de vuestras más sublimes vibraciones y conjuntamente, al descubrir este bronce inmaculado, elevamos una plegaria de fe y de juramento al servicio de este Chile cuya aurora palpamos en pleno surgimiento, orientada a convertirse en potencia del sur del Pacífico, como lo quiso y señaló nuestro libertador, Capitán General Bernardo O’Higgins, para grandeza y sostén de las democracias en el suelo de las Américas”.

...

Combate de la Aduana de Iquique

En el período de la Guerra Civil de 1891, se libra en las calles y aduana de Iquique un combate entre las fuerzas balmacedistas, mandadas por el coronel José María Soto, y las fuerzas congresistas al mando del capitán de navío Vicente Merino Jarpa. A bordo del acorazado inglés Warspite se llega a un arreglo e Iquique queda en manos de los congresistas. 

...

Combate de Santa Juana

El montonero realista Vicente Benavides derrota al teniente José Antonio Riveros. El día anterior, Riveros y el comandante de milicias Gaspar Astete habían recuperado la plaza de Santa Juana, al sur del Biobío, pero al caer sobre ellos Benavides al mando de 100 fusileros, Riveros es tomado prisionero junto a otros soldados. Algunos alcanzaron a embarcarse en lanchas, pero batidos por la fusilería, muy pocos llegaron a la ribera norte para huir. El enfrentamiento marca el inicio de la Guerra a Muerte, -término acuñado por Benjamín Vicuña Mackenna-, la continuación de la lucha por la independencia de Chile que duró desde 1818 a 1825 en la región centro sur del país, escenario de una cruenta sucesión de combates entre los guerrilleros y los patriotas. 

Ejército de Chile

Av. Tupper 1725, Santiago Centro - Chile
+56 2 2693 4000 (Central Telefónica)
|
+56 2 2693 4701 / +56 2 2693 4703 (Relaciones Públicas) | [email protected]atejercito.cl