...

Ingresa al Servicio Militar San Alberto Hurtado Cruchaga

Una faceta poco conocida del religioso fue su presencia en el Ejército, cuando realizó el Servicio Militar, en un programa para voluntarios universitarios. El 23 de Julio de 1920, se llamó a Cursos de Aspirantes a Oficiales de Reserva por 90 días, la guerra parecía un peligro inminente y un grupo de jóvenes, encabezado por Hurtado, se inscribieron en las filas de la institución -entre ellos, Manuel Larraín Errázuriz, posterior obispo de Talca; Augsto O. Salinas, futuro obispo de Linares; Álvaro Lavín y Germán Domínguez, todos amigos-.

Alberto Hurtado cursaba sus estudios de Derecho en la Pontificia Universidad Católica, por lo que tuvo que dividir su tiempo entre las exigencias académicas, su preocupación por los más pobres y el Servicio Militar. Ingresó el 1 de agosto a la 10ma Compañía del 3er Batallón del Regimiento de Infantería Yungay, que se encontraba acuartelado en Santiago, en el Barrio Recoleta, bajo el mando del teniente coronel Washington Montero. Pronto el aspirante Hurtado asciende de grados, alcanzando en su carrera militar el de Teniente 2º.

...

Creación del Cuerpo de Inválidos de Santiago

Denominado “Aguerridos”, para asistir a las necesidades de los inválidos de la campaña por la independencia. Se organizaría en compañías de 120 hombres acuartelados en el convento de San Francisco y servirían de base todos los inválidos dispersos que habían obtenido cédulas de tales en la guerra de la independencia y aún en el tiempo del gobierno español. Fue nombrado comandante el coronel graduado, argentino, Mariano Larrazával, encargado de su organización y disciplina.

...

Ley de montepío militar

Se dicta la ley que establece el montepío militar, el cual entrega depósitos de dinero a determinados familiares de los individuos fallecidos de un cuerpo militar. Si bien hay antecedentes desde la época de la independencia y se menciona en la Ordenanza General del Ejército en 1839, en 1855 se establece que el montepío es “una institución piadosa que tiene por objeto el socorro de las familias de los militares, y es una carga que la nación reconoce sobre el tesoro público”. Emanado por el Ministerio de Guerra, para obtenerlo se abría un sumario llamado Expediente de Montepío, el cual contenía diversos documentos mediante los cuales las viudas, hijas solteras o madres viudas de los fallecidos debían certificar su identidad y relación con el fallecido. 

...

Se determina la forma y color de las Banderas y Estandartes de los cuerpos del Ejército y de la Guardia Nacional

Los inicios del uso de banderas y estandartes se pierden en los albores independentistas de Chile, quizás su comienzo se remonta a la creación de las primeras unidades militares. Su función era reconocer dónde se encontraba una unidad en el campo de batalla, y en un primer momento, las unidades usaron el emblema nacional tricolor. En agosto de 1843, surge la primera gestión oficial para regular las insignias utilizadas por los cuerpos del Ejército y de la Guardia Nacional.

Las banderas de los cuerpos de infantería del Ejército permanente serían de color rojo y en el caso de la Guardia Cívica color azul turquí, ambas llevando en su centro la estrella nacional bordada con hilo de plata y alrededor el nombre del batallón bordado con hilo de oro. Los estandartes, que corresponden a la caballería, serían también rojos y azules para cada caso, pero con la estrella y el nombre bordado en hilo de plata. Cabe destacar la ausencia de estandartes de la artillería, situación que respondería a que dicha arma, al ser de posición, no necesitaba un elemento de distinción frente a sus propias tropas en el desarrollo de una contienda bélica, a diferencia de las otras armas que requerían de un elemento visual que permitiera la conducción y enlace de la unidad.

En forma progresiva, se van uniformando las banderas de combate y estandartes. Así, para la Guerra del Pacífico, encabezan las memorables acciones de las campañas de 1879 a 1884. Aquellas insignias pasan a ser depositarias de tradiciones, símbolo de identificación del soldado con su regimiento, imagen ante la ciudadanía en los desfiles y juramentos a la bandera de aquellos soldados que comienzan su vida militar mediante la invocación de Dios y la Patria. Estos estandartes serán utilizados hasta 1892, año en que se adopta la bandera nacional con bordados como símbolos de los cuerpos, actuales estandartes de combate. Actualmente son denominados Estandartes Históricos.

...

El general realista Mariano Osorio desembarca en Talcahuano

Desembarca en Talcahuano el general realista Mariano Osorio, de destacada carrera militar, junto a aproximadamente cinco mil soldados armados y entrenados, para reemplazar al brigadier Gabino Gaínza en el mando de sus fuerzas en Chile y detener el movimiento independentista. Envió un oficio dirigido “a los que mandan en Chile”, conminándolos, en nombre del Virrey del Perú, a deponer las armas, por cuanto el Tratado de Lircay no había sido aprobado por el virrey del Perú y ordenaba reanudar las hostilidades.

La mayor sorpresa estratégica había caído sobre los patriotas, que ante la quiebra de su ejército y la enemistad de sus bandos, no pudieron enfrentarse a un enemigo bien organizado, con buen armamento, disciplina y mando. Tras una hábil campaña, los realistas triunfaron el 1 y 2 de octubre, en el campo de batalla de Rancagua.

...

Zarpe de la Expedición Libertadora del Perú

El plan concebido por el general José de San Martín era continuar las campañas independentistas hacia el territorio peruano, una vez que se obtuviera la emancipación en Chile. Tras el triunfo de Maipú, el Director Supremo Bernardo O’Higgins se abocó a organizar la Expedición Libertadora al Perú; para ello debió equipar un Ejército y una fuerza naval.

El zarpe de la expedición logró concretarse en 1820. Los gastos fueron conseguidos a expensas de Chile, por lo que tanto la Escuadra como el Ejército portaron la nacional, y se contó con la participación de figuras extranjeras como José de San Martín y Thomas Cochrane El 20 de agosto, la expedición se hizo a la mar desde Valparaíso. El general José de San Martín, al mando del Ejército Libertador, se embarcó en el buque de su nombre, mientras que el almirante Cochrane izó su insignia de mando a bordo de la "O'Higgins".

La Expedición de la Sierra Central comenzó el 20 de octubre de 1820, cuando San Martín dirigió sus fuerzas al interior del Perú. La presencia de las fuerzas expedicionarias y la intensificación de la crisis interna del mando realista, permitieron que el 9 de julio de 1820 ingresara el Ejército Libertador a Lima. Once meses después del zarpe de la escuadra, San Martín convocó a un Cabildo Abierto y tras firmar el acta el día 15, proclamó la Independencia de Perú el 28 de julio de 1820 en la Plaza Mayor de Lima.

...

Combate de Portada de Guías

La convicción de que detrás del asesinato de Diego Portales había actuado Santa Cruz, el gobierno chileno decidió disolver la Confederación Perú –Boliviana por medio de las armas, iniciándose un conflicto bélico que constó de dos campañas, la primera en 1837, que terminó en la forma del Tratado de Paucarpata y la segunda que arribó a Ancón, Perú, el 6 de agosto 1838. Desde Ancón, el Ejército Restaurador inició su marcha hacia Lima, finalmente enfrentándose en Portada de Guías el 21 de agosto de 1838.

Luego de haber salvado un largo desfiladero, la vanguardia chilena alcanzó una zona pedregosa, a cuya retaguardia se extiende una línea de alturas casi paralelas a la dirección de la muralla en que está la Portada de Guías. El comando confederado se había dividido; Nieto se retiraba y Orbegoso quería defender Lima a toda costa. Advirtiendo que la vanguardia chilena estaba aislada, ordenó a los montoneros y soldados ocultos que rompieran fuego contra las tropas chilenas, que habrían sucumbido al no llegar oportunamente en su ayuda el primer escuadrón Lanceros y otro de Cazadores a caballo, que aventaron materialmente a la caballería peruana. A su amparo, los cazadores de infantería emprendieron un ataque metódico que les permitió avanzar hasta la portada, pero quedaron sin munición. En esos momentos llegaban los regimientos Carampangue y Colchagua, que cargaron sobre el centro de la línea enemiga. La lucha fue de una violencia extraordinaria, pues las tropas chilenas eran fusiladas por el frente, por los flancos y aun desde los edificios que iban dejando atrás. Como al anochecer la situación prosiguiera indecisa, se dispuso que el batallón Portales y el Valparaíso se adelantaran por el flanco derecho y que una compañía del Carampangue coronase una altura de la izquierda, a fin de quebrantar la resistencia que el enemigo oponía en el centro. A las 5 de la tarde, los confederados emprendieron la retirada hacia la plaza mayor, dispersándose, cediendo el terreno y replegándose al Puente de Piedra de Lima. Ya en la noche, se acampaba en Lima y al día siguiente el ejército restaurador desfilaba por las calles de la ciudad.

...

Batalla de Concón

Esta batalla se produce en la Guerra Civil de 1891, enfrentamiento entre los partidarios  del presidente José Manuel Balmaceda y los del Congreso. Después de haber sido expulsadas las tropas del gobierno de la zona norte se continúa con la campaña del Centro. El ejército congresista, que había desembarcado el día anterior en Quintero, derrota a dos divisiones gobiernistas que se defendían en la ribera sur del río Aconcagua.

...

Combate de las Tres Acequias

Después del Tratado de Lircay y de vuelta en el gobierno el brigadier José Miguel Carrera y sus partidarios, se produjo un quiebre entre los patriotas que llegó incluso al enfrentamiento entre ambos bandos.

El día 26 de agosto de 1814, las tropas de Bernardo O´Higgins cruzan el río Maipo con tan sólo 400 hombres y dos cañones. Desde Santiago, el coronel Luis Carrera preparaba un contingente cercano a los 1.200 hombres. El combate se inició aproximadamente a la una de la tarde y terminó pasada las seis con el triunfo de los Carreras. En el sector de Tres Acequias, se realizó un cañoneo prolongado, y posterior repliegue de las tropas carreristas al observar la trayectoria a su favor del combate. O´Higgins, en la inmediaciones del sector norte de Ochagavía, perdió su caballo, fue herido de bala, y tuvo que retirarse. Dos cañones de propiedad de sus tropas fueron perdidos en el lugar.

Sin embargo, a consecuencia de la llegada al país del brigadier Mariano Osorio, el 13 de agosto de 1814, esta situación se revirtió y se produjo la reconciliación entre O´Higgins y Carrera, con la finalidad de unir fuerzas para enfrentar a los realistas, en lo que sería la decisiva batalla de Rancagua.

...

Batalla de Placilla

Esta batalla se produce en la Guerra Civil de 1891, debido al conflicto entre el presidente José Manuel Balmaceda y el Congreso. Días después de la Batalla de Concón, en la cual son derrotados los balmacedistas, se produce la decisiva Batalla de Placilla, en la que el ejército congresista, comandado por el coronel Estanilao del Canto y su Jefe de Estado Mayor Emilio Körner, derrota definitivamente al ejército gobiernista al mando de los generales Orozimbo Barbosa y José Miguel Alcérreca, los primeros generales en morir en combate.  Esta batalla marcó el fin de la guerra civil de 1891 y significó la caída del gobierno de Balmaceda.

...

Se toca y canta por primera vez en público el Himno de Yungay

La Batalla de Yungay, del 20 de enero de 1839, marcó el triunfo definitivo del ejército chileno por sobre sus adversarios durante la Guerra contra la Confederación Perú-boliviana. La importancia del hecho y el impacto que produjo inspiraron la creación de un himno que conmemorara lo acontecido, el cual alcanzó tal popularidad que fue considerado, hasta avanzado el siglo XX, como un segundo himno nacional, e incluso se enseñaba e interpretaba en escuelas y liceos.

La letra fue escrita por Ramón Rengifo y la música por José Zapiola. Parte de su letra dice lo siguiente:
 

¡Oh, patria querida,
qué vidas tan caras,
ahora en tus aras
se van a inmolar!
Su sangre vertida
te da la victoria;
su sangre, a tu gloria
da un brillo inmortal!

Cantemos la gloria
Del triunfo marcial
Que el pueblo chileno
Obtuvo en Yungay.

Ejército de Chile

Av. Tupper 1725, Santiago Centro - Chile
+56 2 2693 4000 (Central Telefónica)
|
+56 2 2693 4701 / +56 2 2693 4703 (Relaciones Públicas) | [email protected]atejercito.cl