Prensa y Multimedia

Noticias

Teniente Felipe Bustos, Regimiento N° 21 “Coquimbo”: “El actuar del personal militar tras el 27F me motivó a ingresar al Ejército”

Publicada: 12/05/2021

El terremoto de febrero de 2010 remeció seis regiones del país, pero más allá del movimiento sísmico, generó un sinnúmero de historias que cambiaron la vida de muchos chilenos. Una de ellas es la de un joven de 17 años de San Bernardo, quien vivía cerca de la Escuela de Infantería y fue testigo del despliegue de los efectivos militares para ir en ayuda de sus compatriotas. Los vio removiendo escombros, entregando ayuda humanitaria, resguardando los hogares, y luego, en el proceso de reconstrucción. Fue durante esos días que aquel adolescente tomó la decisión de ingresar al Ejército. Quería ser útil. Quería ser un aporte al país.

Hoy, aquel joven es el Teniente Felipe Bustos A., Comandante de Pelotón 81 mm de la Compañía de Morteros y de una Unidad Fundamental de Orden Público (UFOP) del Regimiento N° 21 “Coquimbo”. Ya han pasado más de 11 años desde el 27F y fiel a sus propósitos ha cumplido su anhelo con creces. El año pasado, y en el marco de la pandemia, estuvo entre los meses de marzo y abril a cargo de una unidad de control sanitario en la aduana establecida en Pichidangui. También como Comandante de la Unidad de Toque de Queda y en la Unidad Plan de Día Covid – 19, responsabilidades que le exigieron reunirse con diversas autoridades durante los cambios de fases y recorrer gran parte de la Región de Coquimbo entre marzo y octubre de 2020.

“Ha sido un trabajo 24/7, donde hemos visto conductores responsables que cumplen la norma, pero también otros que buscan burlar el sistema escondidos en vehículos, presentando documentación falsa o incluso traficando drogas”, explica el Teniente Bustos. “Y lo peor”, agrega “son los insultos y amenazas contra el personal militar y policial cuando son detenidos por actuar contra la normativa sanitaria”.   

Lo anterior, afirma el oficial, ha significado cambios importantes en la instrucción realizada en el Ejército, ya que hay que considerar la incertidumbre propia de la vía pública, “donde hay que estar preparados para todo. Más que algo que pudiera pasar, en realidad está pasando”. Por eso, los efectivos del Ejército tenemos actualmente más conocimientos en estrategias antidisturbios, primeros auxilios, uso de cámaras de respaldo, así como también cartillas y manuales actualizados. 

El Teniente Bustos habla con conocimiento de causa, ya que estuvo desplegado en los incendios forestales de 2017 en Vichuquén y Constitución como parte de una Unidad Fundamental de Emergencia (UFE); prestando apoyo a la comunidad en diversas inundaciones producidas en la Región de Coquimbo; y posteriormente resguardando el orden público en las ciudades de La Serena y Coquimbo durante el estallido social de octubre de 2019. 

Integrante del Arma de Infantería, este oficial es también Instructor de Combate Especial, con lo cual está a cargo del entrenamiento para el combate cuerpo a cuerpo del personal del Regimiento N° 21 “Coquimbo”. “Con esta capacitación, el personal, desde soldado conscripto a capitán, está mucho más preparado para realizar su trabajo en la calle cuando efectúa registros, reducción y defensa contra arma blanca”, señala. Sin embargo, su labor diaria se encuentra en la Compañía de Morteros de 81 mm de la unidad, responsabilidad que significa estar a cargo de una veintena de personas. Con toda esta experiencia ganada en casi diez años, el Teniente Bustos plantea finalmente que le gustaría desempeñarse en la Escuela de Infantería y en la BOE “Lautaro”, con el fin de transmitir todo lo aprendido a las nuevas generaciones que se incorporan al Ejército.

Galería

Ejército de Chile

Av. Tupper 1725, Santiago Centro - Chile
+56 2 2693 4000 (Central Telefónica)
|
+56 2 2693 4701 / +56 2 2693 4703 (Relaciones Públicas) | [email protected]atejercito.cl