Batalla de San Francisco

SUBRAYADO 620

 

 

 

El Terreno

Al tener conocimiento del avance de los aliados hacia el norte, el Coronel Sotomayor resolvió inicialmente, presentar combate en las llanuras de Santa Catalina; pero más tarde, cambió su resolución debido a la disminución de sus fuerzas motivada por el envío de una columna hacia la quebrada de Tana. Finalmente eligió como posición defensiva las alturas del cerro de San Francisco, las que, por sus condiciones topográficas favorables a la defensa, podrían compensar su inferioridad numérica.

El cerro de San Francisco, de aproximadamente 200 metro de altura se extiende de N.O. a S.E. en unos 800 metros más o menos; con dos morros en sus extremos que dan una completa visibilidad. Las laderas son suaves, siendo las del lado sur más pendientes y, por lo tanto, más difíciles de subir. Al norte de él se encuentran el cerro de los Tres Clavos, el pozo de Dolores y la Encañada.

Ocupación de la Posición Defensiva

El 18 en la tarde, el coronel Sotomayor pidió al general Escala que se le devolvieran las fuerzas enviadas hacia Tana y ordenó la inmediata ocupación de la posición defensiva.

a) Organización de la posición de infantería

Ala este: Regimiento 3° de Línea; al mando del coronel Castro.
Centro : Batallones Atacama, Coquimbo y Regimiento 4° de Línea; al mando del coronel Amunátegui.

Ala Oeste : Batallones Navales, Valparaíso y Regimiento Buín, al mando del coronel Urriola.

b) Artillería

Se organizó en cinco grupos a lo largo de la posición y defensiva.

c) Caballería

Cazadores a Caballo y una compañía de Granaderos, quedó en la Encañada como reserva en condiciones de concurrir hacia cualquier lugar del frente de combate

Despliegue Estratégico Aliado

a) Objetivo

Envolver la posición chilena, por ambos flancos, para converger sobre el pozo de Dolores.

b) Ala este

Formada por la División Exploración, la IV División peruana y la 1 División boliviana. Bajo el mando directo del general Buendía atacaría por el este para conquistar pozo de Dolores (5.057 h.).

c) Ala oeste

Al mando del coronel Suárez tendría como misión atacar de sur a norte, rebasando el ala oeste chilena para penetrar en la Encañada en dirección a pozo de Dolores. Integrada por las l y III Divisiones peruanas y la II División boliviana (4.285 hombres).

d) Reserva

Al mando del coronel Cáceres e integrada por los Batallones Zepita Dos de Mayo.

e) Caballería

Cuando se le ordenara, avanzaría por cualquiera de los flancos, para cortar la retirada de las fuerzas chilenas en derrota.

f) Iniciación del ataque

El general Buendía había resuleto iniciar el ataque al amanecer del día 20 de noviembre.

Desarrollo de la Batalla

a) Primera fase

A las 15,30 horas del 19 de noviembre, se inició la acción de fuego entre la artillería peruana de Porvenir y la chilena del comandante Salvo. Esto contravino las disposiciones del general Buendía que tenía decidido no atacar hasta el día 20.

Ante esta circunstancia imprevista, el ala E. aliada, inició un avance por el E. del cerro San Francisco y destacó cuatro compañías para atacar directamente las posiciones de la agrupación de artillería de Salvo.

Estas cuatro compañías al mando del general boliviano Villegas, iniciaron el ataque ganando duramente el terreno defendido en forma tenaz por los 65 artilleros chilenos. Algunas tropas del Atacama actuaron en apoyo de los artilleros y, en conjunto, se logró rechazar el asalto; pero, reforzadas las compañías enemigas, reemprendieron la acción. Un ataque a la bayoneta de mayores fuerzas del Atacama, cayendo sobre el flanco, contuvo definitivamente el impulso atacante.

b) Segunda fase

Mientras se producía la acción en el centro, el general Buendia continuó su avance, pero fue detenido por fuego artillero chileno, desde pozo de Dolores y por un violento contraataque de una compañía del 3° de Línea al mando del capitán Chacón.

El ataque aliado en el ala Oeste también fue rechazado, después de repetidos e infructuosos asaltos; las tropas se retiraron del frente tratando de buscar su salvación; duros contraasaltos chilenos impidieron que estas retiradas se efectuaran en forma ordenada.

Como ni la reserva ni la caballería fueron empleadas por el general Buendía, que estuvo más preocupado de comandar el ala este que el total de las fuerzas, según le correspondía en su calidad de Comandante en Jefe, las tropas en retirada no tuvieron el más mínimo apoyo y, prácticamente, la acción se convirtió en una desbandada.

c) Tercera fase

El coronel peruano Suárez, dándose cuenta del desastre, asumió el mando de algunas fuerzas peruanas en Porvenir y con ellas contuvo al resto que huía desordenadamente; el general Buendía ya se había retirado con su Cuartel General hacia Tarapacá.

La energía y decisión de Suárez lograron contener gran parte de las tropas y reuniéndolas pudo iniciar una ordenada marcha de retirada hacia la quebrada de Tarapacá.

A las 17 horas el combate había terminado y los chilenos quedaron dueños del campo de batalla; pero por órdenes superiores, no se inició de inmediato una persecución que habría significado el término de la campaña y habría evitado la desastrosa Batalla de Tarapacá.

 

batalla dolores